user_mobilelogo
  • CAMPEONES, FELICITACIONES

  • VIERNES 14 DE SEPTIEMBRE DE 2018

CALENDARIO

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30

mmleMONSEÑOR MANUEL LARRAÍN ERRÁZURIZ (1900 - 1966)

Don Manuel Larraín Errázuriz fue un hombre de Dios, sabía rezar y contemplar al Señor, en los acontecimientos de la vida diaria. Era un hombre un tanto nervioso y tímido, sin embargo, fue fuerte y valiente porque estaba apoyado en el Evangelio, en Jesucristo. Esa fue su fuerza y allí descansaba su conmovedora lealtad a la Iglesia y su amoroso servicio a los hombres.

 

Nace en la ciudad de Santiago, el 17 de Diciembre de 1900, del matrimonio de Manuel Larraín Bulnes y Regina Errázuriz Mena.  En esta misma ciudad hace sus estudios primarios y secundarios en el colegio San Ignacio, donde es compañero y amigo personal del Padre Alberto Hurtado,  amistad que se prolonga a través de los años, incluyendo su paso por el servicio militar,   en 1920.

A los 14 años Don Manuel  ingresa al Seminario Pontificio y al año siguiente viaja a Roma para continuar su formación sacerdotal.  Cinco años más tarde regresa a Chile y colabora en la formación de los seminaristas del Seminario Pontificio de Santiago, junto a su Rector, Monseñor Juan Subercaseaux, como Padre Espiritual y Profesor de Historia de la Iglesia. Simultáneamente,  Monseñor Carlos  Casanueva, lo lleva a la Universidad Católica de Chile, donde dicta cursos de cultura católica y atiende a los alumnos de la naciente Facultad de Medicina.  Permanece en esta Universidad hasta 1938 llegando a ser  su  Pro - Rector.

 

El 7 de Agosto de ese mismo año, es consagrado Obispo y al año siguiente, en 1939, se hace cargo de la Diócesis de Talca. Junto con desempeñarse como Obispo de esta Diócesis, ocupa importantes cargos a nivel de la Iglesia Latinoamericana. Fue asesor del Secretario Internacional de Acción Católica, el Papa Juan XXIII lo nombra Consultor  de  la  Comisión  para el Apostolado  de los laicos, fue promotor  de  la creación  del CELAM, (Consejo Episcopal de América Latina), organismo del cual en el año 1960 es nombrado Presidente, cargo en que permanece hasta su muerte.

 

Un aspecto un tanto desconocido para muchos, es su permanente y especial dedicación a la educación de la niñez y la juventud, lo cual  concretó interviniendo personalmente en la construcción de más de 15 escuelas, liceos y colegios profesionales, que permitieron hacer posible la educación de miles de niños a la luz del evangelio.

 

El 22 de Junio de 1966 muere en un desafortunado accidente automovilístico en el pueblo de Rosario (Rengo), cuando se dirige desde Santiago a su Diócesis.

El gran amor de la vida de Monseñor Larraín fue la Iglesia y así lo declara en su testamento espiritual: “Quiero que mi última palabra sea para la Iglesia, el gran amor de mi vida sacerdotal“ y nos recomienda en el mismo legado, “Amad la Iglesia. Defended la Iglesia. Sed misioneros de la Iglesia. Orad con la Iglesia. Trabajad con la Iglesia. Sufrid con la Iglesia”

 

Su vida es un claro ejemplo de cómo vivir, sufrir y crecer en el amor con un corazón lleno de paz. Sólo de esta forma se construye la Iglesia y el Reino de Dios.

A modo de resumen, se pueden emplear las palabras de Don Carlos González Cruchaga, Obispo Emérito y amigo de Don Manuel Larraín, quien señala “La personalidad de Don Manuel Larraín puede resumirse en esa hermosa palabra que se llama lealtad, y el Obispo Larraín será siempre un monumento a la lealtad con Dios, a la verdad, a la historia y a la Iglesia que tanto amó”.

 

Como Colegio que lleva su nombre, no nos queda más que rogar a Dios Padre para que el legado de Monseñor Larraín, nos permita aprender a servir a nuestros hermanos, especialmente a los más pobres y necesitados. Que nos dé fuerzas para presentar un cristianismo de hombres libres, que vivan alegremente la vocación cristiana que es finalmente una vocación de Amor.